Google

14.8.10

La productividad va por horarios

La productividad de los trabajadores es mayor los martes y los miércoles por la mañana, mientras que los lunes por la mañana y los viernes por la tarde es cuando más bajamos nuestro rendimiento. Además, rendimos mucho más por las mañanas que por las tardes y, si por casualidad nos toca trabajar un domingo por la tarde... casi mejor que ni vayamos porque apenas si haremos algo.
Los profesionales de la industria y los jóvenes se consideran menos productivos los lunes por la mañana mientras que los empleados de oficina suelen ser menos productivos los viernes por la tarde.
Planificar una reunión importante, donde es necesaria mucha creatividad y concentración, un lunes por la mañana o un viernes por la tarde puede no ser buena idea. Es preferible escoger otro momento siempre que se tenga ocasión.
Aunque en verdad casi nunca trabajamos a pleno rendimiento o dando el mayor potencial de nosotros mismos. Tampoco es anormal, somos personas, no máquinas. Así, en un baremo del 1 al 10 (según propia respuesta de trabajadores entrevistados de muy diversas ramas), los lunes por la mañana la productividad se situaría entorno a 7,4 puntos, aunque esta cifra aumenta hasta 7,6 por la tarde. El lunes es el único día de la semana en que la productividad es más elevada por la tarde que por la mañana. Los picos de productividad más altos se sitúan el martes y miércoles por la mañana. El martes por la mañana, la productividad sube hasta 8,1 puntos, la mejor puntuación de la semana. Los martes por la tarde, la productividad baja hasta 7,9 que, siendo inferior, es todavía superior a la del lunes. Los miércoles por la mañana la productividad en el trabajo alcanza 8,1 puntos pero baja un poco por la tarde. A partir del jueves la productividad va descendiendo paulatinamente, con ligeros repuntes por las mañanas. Y aunque los viernes por la mañana la productividad se mantiene en 7,8 puntos, por la tarde baja hasta 7,3. Es el día de la semana que presenta mayor diferencia entre ambos valores. Y cuando toca trabajar sábado y domingo se es bastante menos productivo que de lunes a viernes. Si bien el sábado mantiene valores similares a los del viernes, el domingo se desploma hasta 6,4 puntos.
La edad también influye decisivamente sobre los valores registrados. Los jóvenes de 18 a 25 años comienzan la semana con una productividad de 6,4 puntos los lunes por la mañana, por las secuelas del fin de semana. Los viernes por la tarde registran el valor más bajo, 7,1. Sin embargo, sucede lo contrario entre las personas de más de 40 años: su productividad alcanza 8 puntos los lunes por la mañana, mientras que los viernes por la tarde se sitúa en un 7,5.
Trabajar en una gran empresa o en una pequeña supone una gran diferencia. En las pequeñas empresas (10 personas), el valor de productividad más bajo se sitúa los lunes por la mañana. Por el contrario, en las grandes empresas (más de 100 personas) la puntuación más baja se sitúa el viernes por la tarde.
En conclusión, conocer mejor el ciclo de productividad de su equipo puede ser una ayuda inestimable para un ejecutivo. Situar las tareas más importantes en los momentos álgidos y dejar las más ligeras para la tarde puede mejorar exponencialmente sus resultados.
Por cierto, y ya que estamos con el tema del rendimiento, las pausas que realizan los empleados para fumar en horario laboral reducen entre el 6,5 y el 10,5% su productividad. Es por eso que ya empresas estudian reducir el salario a los fumadores de manera proporcional a las horas que pierden en las pausas. Un fumador medio consume unos cinco cigarrillos por cada nueve horas de trabajo, lo que se traduce en pérdidas de rendimiento de cincuenta minutos diarios para la empresa (diez minutos por cada pitillo).

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio